La Visera
www.lavisera.com.ar
viernes 24 de noviembre de 2017
FUTBOL PROFESIONAL

UNA LECCIÓN DE MÍSTICA

Autor: Darío Casella @diablo_blanco22

13 sep - Con uno menos durante casi todo el segundo tiempo, Independiente le ganó 2 a 0 a Atlético de Tucumán y avanzó a los cuartos de final de la Copa Sudamericana. Lucchetti le atajó un penal a Fernández y Campaña hizo lo propio con Rodriguez.

Estaba para el cachetazo. El árbitro cobró una mano inexistente de Moreira, bueno, inexistente no porque fue de Sbuttoni, dentro del área y Atlético tenía la posibilidad de ponerse 1 a 1 y dejar al “Rojo” afuera. Le pega el ‘Pulga’ y adentro. Mientras festejaban, el juez lo anuló por invasión de zona. Va de nuevo. Otra vez el goleador de los tucumanos frente a ‘Campi’, que esta vez se hizo gigante y contuvo el remate. Fue el envión que necesitaban los de Holan para liquidar la serie.

El partido fue vibrante en todos los sentidos. Arrancaron mejor los tucumanos. Que aunque se aproximaban al arco local, lo hacían sin peligro. Más allá de algún remate desde afuera y muy desviado. Con el correr de los minutos, Independiente creció. De la mano de un Bustos incansable, la movilidad de Fernández y Benitez y la solvencia de Domingo en la mitad de la cancha. Entre estos cuatro, armaron la jugada del primero que finalizó Leandro Fernández con una definición exquisita.

A partir de ahí bajaron la intensidad. Los de Zielinski avanzaron en el terreno pero todo siguió igual. No podían infiltrarse en el área. Lo tuvo de nuevo Independiente en un contragolpe pero Benitez no pudo alejar el remate de la humanidad de Lucchetti.

En la segunda parte pasó de todo. De movida, por tratar de liquidar el partido dejaron la defensa expuesta y Tagliafico tuvo que agarrar a Rodriguez para que no se metiera en zona de peligro. Segunda amarilla y el capitán afuera. Holan mandó a la cancha a Rodriguez Berrini por Erviti, para equilibrar el medio, y a Moreira por Barco, para rearmar la defensa. Independiente, a pesar de estar en desventaja numérica, no cesó en sus ataques. De tanto ir llegó el premio. Bustos fue derribado dentro del área y la chance del segundo al alcance de las manos. Fernández que se para frente a la pelota, remata, pero Lucchetti contuvo el disparo. Le queda el rebote pero el delantero la tiró por arriba. Fue lo que necesitaba Atlético para animarse.

Los tucumanos se adelantaron en el campo y, por primera vez en la noche, llegaron con peligro. Hasta que llegó esa jugada rara en la que sólo Cunha vio mano de Moreira. Campaña, como arquero de equipo grande, apareció cuando el equipo más lo necesitaba. Ahí volvió a ser todo ‘Rojo’. El ‘Torito’ se agigantó en el medio y empezó a recuperar todas las pelotas que pasaban por su sector. De sus pies nació la jugada del segundo, recuperando y tocando rápido hasta que le llegó a Benitez y sacó un derechazo bárbaro, inatajable, para poner el segundo y hacer delirar a todo el Libertadores de América. Sólo quedó tiempo para que ‘Campi’ le sacara una volea bárbara a Rodriguez y para que Cabral se fuera expulsado en la visita.

Independiente dio una lección de compromiso. Una lección de actitud. Una lección de identidad. Ya no tiene el nerviosismo de jugar de local. Independiente dio una lección de mística.

Comentarios

Más noticias

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias