miércoles 26 de febrero de 2020 - Edición Nº448

Curiosidades | 8 feb 2020

PARTIDO EN EL RECUERDO: EL LLANTO DE JESÚS

En la previa de un nuevo Clásico de Avellaneda, te invitamos a repasar antiguos partidos que quedaron en el recuerdo y que demuestran porque el Rojo es el dueño de la ciudad. Desde La Visera te invitamos a recordar este partido.


Por:
Jorge Aguilar @jorgejeas12

Un sábado como este pero en 2015, se jugaba una nueva edición del Clásico. El equipo, que en ese entonces era dirigido por Mauricio Pellegrino, no llegaba de la mejor manera ya que venía de empatar durante tres partidos seguidos, caso contrario en la academia, que llegaba ganando sus últimos encuentros.

Los once jugadores que fueron elegidos para disputar el partido fueron: Diego Rodríguez; Gustavo Toledo, Hernan Pellerano, Víctor Cuesta, Nicolás Tagliafico; Martín Benítez, Jesús Méndez, Jorge Ortiz, Juan Manuel Trejo; Lucas Albertengo y Diego Vera.

Del lado rival se posicionaron: Sebastián Saja; Gastón Diaz, Luciano Lollo, Nicolás Sanchez, Leonardo Grimi; Francisco Cerro, Luciano Aued, Marcos Acuña; Rodrigo Noir, Diego Milito y Gustavo Bou.

El partido empezó con dominio Rojo, generó las primeras llegadas claras desde los primeros minutos de juego y sorprendió a Racing con una importante presión que no le permitia jugar. Tal fue la presión y juego colectivo que mostraban los dirigidos por Pellegrino que al cabo de 31 minutos llegaría el primer gol de la mano de Benítez.

Una gran jugada que arrancó en el área de Independiente y después de una buena cantidad de toques, que cruzaron la cancha de lado a lado, y  un pase raso de Toledo, Martín Benítez terminó convirtiendo para poner el partido en ventaja para el Rojo.
 
El partido siguió y, aunque había una clara superioridad del Local, La Academia no se daba por vencido y empezó a emparejar el juego. Terminado el Primer Tiempo, y teniendo mas de media hora en el segundo, sin ver un claro dominio y llegadas gracias a que Racing niveló el juego, no pudimos ver muchas más llegadas de peligro. No fue hasta el minuto 36 del Segundo Tiempo que llegaría Jesús Méndez para romper el partido estático y amplió la diferencia a favor del Rojo.
 

 

Un gol que además de ayudar a Independiente a empezar a quedarse con el Clásico, fue una descarga de emociones para el volante Rojo. Un gol que le dedicó a su hermano, que habia se habia suicidado en Enero de ese mismo año, y que entre lágrimas recordaba en la cancha.
 
En un partido casi acabado, Independiente no se sentía satisfecho con solo dos goles y fue por más. A los 40 del Segundo Tiempo llegaría el gol de Vera que sentencia el partido y le daría los tres puntos al equipo de Pellegrino y un partido mas en la ventaja en el historial ante Racing.
 

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS