viernes 18 de septiembre de 2020 - Edición Nº653

Futbol profesional | 10 feb 2020

CRÓNICA DE UN PRESENTE DESASTROSO

El día después de la derrota de ayer deja mucho que opinar y se puede analizar un resultado desde miles de aspectos. A continuación, un panorama futbolístico, dirigencial y anímico que atraviesa nada menos que el Club Atlético Independiente.


Por:
Patricio Barone @patricio_barone

Pasadas las horas y con la mente fría, el análisis que se puede hacer es duro. Se puede mirar varios aspectos del partido de ayer, pero a lo que no se le puede esquivar es a la falta de rebeldía y creatividad de los futbolistas que estuvieron dentro (y fuera) del campo de juego.

En cuanto a lo futbolístico, el equipo no supo penetrar a los 9 jugadores de Racing que quedaron en cancha luego de las expulsiones. ¡Ojo!, no afirmo que el rival se tiró atrás por no saber jugar el partido, sino que supo leer a la perfección como había que jugarse el resto del encuentro.

Este último punto es lo que le hace falta al plantel de Independiente. Jugadores que sepan leer los momentos de los partidos, cosa que parece una frase hecha pero es algo tan fácil y difícil de hacerlo al mismo tiempo. La diferencia está en cómo sabe cada jugador poner la mente fría y las piernas firmes para trabar cuando trabar cuando haya que hacerlo y poder generar un espacio cuando sea necesario.

Lo dirigencial es algo que, desde La Visera, en cada nota publicada y cada programa emitido al aire comentamos: Cuando se sacó al club adelante, eso se felicitó, pero en estos momentos no nos quedamos callados. El club se encuentra prácticamente acéfalo, con opiniones divididas y sin alguien con el ojo para acertar en ni una sola contratación.

No se trata solamente de gastar millones y en el final de los mercados de pases figurar entre los equipos que más dinero gastaron. Hay que saber elegir a los futbolistas que llegan, como realmente lo hacen los clubes serios, y hoy en día la seriedad es algo que escasea por escándalo en Independiente.

Por otra parte, la convicción y el sentido de pertenencia es algo que se debe pregonar desde adentro del club. Hoy en día no hay nadie que sea "ese referente" con el que los juveniles y, también los que llegan como incorporaciones, tengan como ejemplo y ganas de identificarse con su forma de sentir la camiseta y la idea de juego.

¿Cómo se consiguen esos futbolistas? Formándolos, ya sea con un DT del riñón del club, dirigentes serios que sean firmes en sus decisiones y sean ejemplos para los otros clubes, con jugadores serios que piensen en la profesionalidad deportiva y en llevar adelante las convicciones de la institución que representan, etc.

Lucas Pusineri tiene la difícil tarea de refundar futbolística, anímica y espiritualmente en lo que le queda a lo largo de este semestre. Su seriedad a la hora de trabajar y el mensaje que él intenta comunicar a sus jugadores es algo que los hinchas esperaban luego de los raros tratos de Sebastián Beccacece para con el plantel, pero el contexto global de Independiente es algo que no lo debe hacer cambiar de rumbo.

El Compromiso, la Actitud y la Intensidad son tres palabras que se le tienen que pasar por la cabeza a cada jugador en cada pelota que vaya a trabar, en cada pase que vaya a hacer, con la inteligencia como para mostrar que por algo viste la camiseta del gran Independiente y que tener La Roja puesta es motivo de orgullo y no un peso enorme.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS