jueves 13 de agosto de 2020 - Edición Nº617

Curiosidades | 12 feb 2020

¿QUÉ TE HICIERON, INDEPENDIENTE?

Dirigentes ausentes, apriete de la barra, deficiencia total. Ese es el presente de hace tiempo, donde hay un Rojo descolorido.


Por:
Sofía Franzoia @sofifranzoia

El papelón del domingo fue la gota que rebalsó el vaso, fue el mero reflejo de lo que pasa cuando un club no tiene dirigentes serios. Poner la política por delante es el peor pecado cometido cuando la realidad es que Independiente debe ser la prioridad de toda persona que esté dentro del funcionamiento de la institución. El mismo día de ese clásico (que de clásico no tuvo nada) las máximas autoridades no estaban para poner el pecho a las balas. Horas después del partido, la cereza del postre fue desayunarse con Pablo Moyano en Venezuela junto a Maduro, activo partícipe de la actividad de Camioneros pero exento de la situación que se vivía en Avellaneda. Punto seguido en Hugo Moyano, que como presidente brilla por su ausencia, pero para hacer campaña política junto a Alberto Fernández está al pié de la letra. Excusas ya no hay, ni los árbitros ni ex presidentes. Los medios esperan el traspié y actualmente a la hora de hablar del Rojo se hace un festín.

No hay muchos idas y vueltas, si tu prioridad no es Independiente... paso al costado y que otro tenga el lugar para hacer lo que se debe, que no es ni mas ni menos que representar a uno de los clubes más grandes que pudo haber existido porque a pesar de los años pasados seguimos siendo nombrados como el Rey de Copas y Orgullo Nacional. La inestabilidad que hay ya es imposible de cubrir y mucho menos sostener. De tres dirigentes, dos ausentes, con Héctor Maldonado y dos gerentes no se hace nada. 

Día a día se carga el peso de contratos millonarios en jugadores que les queda grande la camiseta, de numerosas deudas y una conducción nula. Mala combinación entre problemas económicos y deportivos en muy poco tiempo. En menos de 3 años vimos la desidia con la fueron manejando al club, llegando al punto límite del desgaste. 

Hoy nos desayunamos con cincuenta personas en el predio de Villa Dominico donde estaban entrenando los jugadores junto al DT. El único que fue capaz de venir a pesar de saber a todo lo que se exponía fue Pusineri, incluyendo las bajas de unos cuantos jugadores, ventas de un momento a otro, oídos sordos ante el pedido de refuerzos y arreglarse con lo que tenía para poder armar un equipo que aspire a ser decente (aunque no lo fue). 

Sea como sea la situación debe revertirse, con responsabilidad y seriedad, como lo demanda ésta institución y que la imagen que se mostró el domingo no se repita nunca más. Fuera de las copas, mirando la tabla de reojo, se empieza a nombrar el tema promedios. Urgente tiene que haber un giro de 360º grados.

No hay opción. 

Porque no es un sindicato, es Independiente.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS