miércoles 19 de febrero de 2020 - Edición Nº441

Futbol profesional | 14 feb 2020

FORTALEZA ANÍMICA

Independiente le ganó a Fortaleza por la mínima, no gustó, y se salvó del empate en reiteradas ocasiones. Leandro Fernández convirtió el único gol de la noche.


Por:
Sofía Franzoia @sofifranzoia

Un jueves "13" para el hincha de Independiente, donde a pesar del clima tenso que se vive, el público rojo se hizo presente. Al comienzo del primer tiempo los aplausos apoyando al equipo se fueron transformando con el correr de los minutos en silbidos. El descontento empezó a sentirse en el Libertadores de América.

El partido comenzó con chispa, mucho juego y movimiento por parte del Rey de Copas, sin embargo el equipo tenía la pelota la pelota pero no generaba peligro. Benítez protagonizó una gran jugada pero Silvio Romero estaba adelantado. Por otro lado Fortaleza, muy tibio y agazapado pero de rápido despliegue generó peligro en el área del Rojo, obligando a Martín Campaña a responder para mantener la igualdad. Mitad mérito del arquero y la otra mitad de la mala puntería del equipo visitante. Tuvo dos chances por arriba del arco prendiendo las alarmas en la mala defensa de Independiente. Criticado Leandro Fernández que tuvo la mayoría de las jugadas claras, sin embargo se arriesga y confía en su pié antes que en sus compañeros. 

El equipo de Pusineri fue de mayor a menor, perdiendo intensidad y dominio de pelota. A los 35 minutos un centro perfecto del Chino Romero y Benítez hizo el clásico "¿Para qué te traje?" cabeceando al costado del palo. Fue una primera etapa de idas y vueltas pero con picante en los últimos minutos cuando Sánchez Miño es amonestado y segundos después expulsado por doble amarilla tras manotazos con el capitán de Fortaleza Juan Quintero, quien recibió la roja directa. Ambos equipos se fueron al descanso con 10.

En el segundo tiempo Independiente no se lució, fue repetitivo y estático. Tuvo un momento de lucidez a los 6' de un centro atrás de Bustos, Leandro Fernández con un bombazo al arco pone el 1 a 0. De ahí en más debían aprovechar la ventaja y ganarse el protagonismo de la noche pero fue todo lo contrario. A pesar del gol y del shock anímico que generó, el Rojo sufrió el tiempo complementario con un Fortaleza  que tuvo clarísimas llegadas al arco, incluso mejores que las del local, pero por milagro no pudo concretar. A los 27 minutos el momento insólito de la noche se lo llevó Romaninho dándole el pase a Capaña en lugar de igualar el marcador. El equipo brasileño fue superior en las jugadas individuales exponiendo las fallas defensivas que tuvo Independiente. El segundo tiempo fue de los pibes, con grandes actuaciones de Soñora, Velasco y Chaco Martínez que demostraron actitud pura en la cancha. 

Partido agridulce, un triunfo descontento, con sabor a poco. 

Con la victoria en el bolsillo hay un respiro, un poco de alivio, ya pensando en la vuelta en Brasil. El Rojo debe hacerse fuerte de visitante, dar una buena actuación y traerse la clasificación a la próxima fase.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS