martes 26 de mayo de 2020 - Edición Nº538

Futbol profesional | 3 may 2020

ILUSIÓN EN SUSPENSO

De la clasificación sobre la hora en Brasil a la eterna espera de la siguiente ronda que nunca llegó. La Copa Sudamericana 2020 hace delirar al hincha de Independiente.


Por:
Sofía Franzoia @sofifranzoia

Del Maracanazo 2017 al fracaso 2019, del equipo soñado que le ganó al Flamengo, a la pesadilla de quedar fuera de una llave accesible. La edición 2020 era un nuevo borrón y cuenta nueva porque en mayor o menor medida, volvía a ilusionar a la gente, volvían las noches de copa y quizá con una pálida idea de salir campeones. Recordar con nostalgia la última obtenida era volver a creer que es posible que se dé otra vez la consagración. Se volvía a jugar entre semana, definir de local o visitante, volver a enfrentar o conocer un nuevo rival,  el historial del árbitro a favor o en contra… era volver a respirar un ambiente copero.

El 13 de febrero Independiente enfrentaba a Fortaleza en un contexto muy inestable: el golpe del clásico, la gente descontenta, ansiedad por demás y a la búsqueda inmediata de buenos resultados. En el Libertadores de América, el Rojo se afianzaba con la mínima ganando 1 a 0 en un partido sufrido frente a un equipo subestimado y que dio pelea. Dos semanas después el Rey de Copas tenía que hacer valer su nombre en Brasil, cerrar una serie por demás abierta y pasar a la próxima fase de la copa.

El estadio Gobernador Castelao sería testigo de una clasificación agónica de Independiente donde se esperaba un amplio resultado a favor, pero fue todo lo contrario. Tras el balde de agua fría del penal que abrió el marcador para Fortaleza, el equipo de Pusineri perdía por 2 a 0 pero aún así, los números quedaban a favor del Rojo si conseguía marcar un solo gol. Quizás fue la mística copera, o la estampita que el DT besó y guardó en su saco, pero algo hizo que en el segundo minuto de descuento Fabricio Bustos salvara la noche. La jugada ‘heróica’, el desahogo de los jugadores y su gente fue una buena entre tantas malas… Independiente seguía con vida en la Sudamericana.

 El sorteo de la próxima llave se iba a realizar el 13 de mayo y los partidos correspondientes tendrían lugar del 20 al 27 del mes pero todo cambió ya que con la pandemia se suspendieron momentáneamente las copas en juego. Existe la posibilidad de que continúen de mitad de año en adelante o que pasen para el 2021, dependiendo del regreso o no del fútbol. Ésta edición significaba una de las pocas opciones (o tal vez la única) que tenía Independiente para clasificarse a la Libertadores y volver a jugarla luego de 2 años. La incógnita sigue al igual que la ilusión en vilo del hincha.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS