domingo 05 de julio de 2020 - Edición Nº578

Entrevistas | 23 may 2020

"PASTORIZA NO ERA EL LÍDER, ERA EL JEFE"

El Chivo Pavoni rebobinó su paso por Independiente, contó anécdotas, lo que caracterizaban a los equipos del Rey de Copas y su amor por el club.


Por:
Sofía Franzoia @SofiFranzoia

El ídolo y gran defensor del Rojo, dialogó a través de un Live de Instagram con Daiana Lombardi para la Subcomisión de Mujeres. Comenzó diciendo: “En la época nuestra, los jugadores éramos parte del club. El futbolista no estaba 6 meses y se iba y eso hace de que uno se sienta cómodo y se brinde con la gente demostrándole cariño. Nosotros somos igual que todos y si la gente se pone feliz con un autógrafo o una foto tuya lo haces” y expresó su cariño por la institución: “Yo soy parte de Independiente. Uruguay es mi patria, Argentina es mi hogar e Independiente es mi casa, así como la gente, la hinchada es parte de la familia. Trato de devolver los elogios, aplausos, cariño que siempre me brindan.

El ‘Chivo’ habló sobre su llegada al Rey de Copas: “Yo llego de la forma más insólita, jugaba en Defendor Sporting donde ganaba $105 por mes y como no me alcanzaba la plata le pedí a los directivos si había posibilidad de conseguirme un trabajo. Trabajé en un casino juntando fichas y la paga era tan buena que fui cada vez menos al club. Una vez al salir del trabajo me encuentro con uno de los directivos de Defensor Sporting que me dijo ‘mañana viajamos a Bs As porque te compró Independiente’ y continuó: “El que me recomendó en el Rojo fue el abuelo de Forlán y debuté el 19 de enero del 65 en Miami contra el Santos de Pelé, tenía sólo 20 años y verlos de cerca era increíble. Tengo el recuerdo de verlo jugar en vivo y directo”.

Luego de su incorporación eligió el partido más emblemático para él: “El grupo me aceptó y ahí empecé a tenerme fe. Hay distintas emociones en cada partido pero el que más gocé, el más emotivo fue cuando salimos campeones de América en el 73 contra Colo-Colo, habíamos empatado de local y ganar en Santiago de chile era duro, era como salir campeón del mundo en cuanto a emociones. Recuerdo que cuando termina el primer tiempo nos cerraron el túnel y tuvimos que pasar por la platea, nos llevaban a patadas, nos escupían y nosotros también respondimos. Ese partido empatamos y vamos a jugar a Montevideo. Para mi es unos de los más emocionantes en cuanto a ganar por la personalidad del equipo” y también sumó otro: “Contra Cruzeiro había que ganar 3 a 0, me llamó la atención la euforia de la gente durante el encuentro, era una locura que contagiaba y te quedan en la memoria esas cosas”.

En la misma línea se expresó sobre el Paladar Negro: “En realidad el paladar negro comienza a aparecer cuando estaba el Bocha. Los grandes equipos, defensivamente son fuertes, los de adelante juegan bien y gracias a la buena defensa nunca van a defender. Ese paladar negro era ser fuertes en defensa mientras los de adelante jugaban bien” y detalló las virtudes del equipo: “Era muy equilibrado, nos conocíamos tanto que leíamos bien el partido, sabíamos que teníamos que atacar, que aguantar o esperar, con mucha personalidad y la gente confiaba mucho en nosotros” y aclaró respecto a los años que pasó en Independiente: “Yo jugué 12 años y salí 12 veces campeón. Antes irse a jugar afuera era una hazaña, y tuve una única oportunidad de jugar afuera que fue con Uruguay”. Siguiendo el tema habló sobre la economía de los jugadores en su época: “Nosotros no ganábamos fortuna, cuando salimos campeones contra la Juventus sólo ganamos 130 dólares, no había primas, representantes, televisión, no había nada. El 50% de los gastos lo cubrimos nosotros de nuestro bolsillo”.

Ricardo Pavoni también recordó al eterno Pastoriza: “El pato no era ni el líder ni el referente como muchos le dicen… era el JEFE, porque te convencía de lo que decía. Tenía un manejo de la palabra increíble, un ser humano espectacular y le dio la mano a todos. Yo no pienso en que murió, pienso en cómo vivió, esos son los recuerdos lindos que tengo de él”

Sobre el presente de Independiente exclamó: “Éste escenario le va a venir bien, le tengo mucha fe a Pusineri, es un hombre inteligente que conoce el club y sabe lo que quiere el club. Los partidos no se juegan, los partidos se ganan, igual que las finales. Eran pocas las finales que jugamos bien pero igual ganábamos porque el equipo era serio. Él sabe todo eso, agarró una etapa muy difícil, un fierro bastante caliente” y añadió: “Éste parate que tenemos le va a venir bien porque van a arrancar todos en blanco, Independiente va a arrancar con la cabeza en blanco dejando todo atrás. Es bueno para los jugadores y Pusineri va a tener la posibilidad de arrancar de nuevo y demostrar que somos y para que estamos”.

 Recordando el equipo ganador de la Sudamericana 2017, contó: “Con Ariel (Holan) tengo una relación de muchos años, mucha amistad, hablábamos muchos. Yo le contaba situaciones que uno vivió y que tiene la ventaja de conocer sobre la reacción del rival. Yo le decía que en tu cancha no te atacan, ‘atacalo vos al rival’ y hay un montón de circunstancias que uno sabe por la experiencia que tiene. Yo intentaba ayudar y aportar desde lo que viví”.

Finalizando su diálogo concluyó: “Para mí es un gusto y una satisfacción seguir recibiendo llamadas y mensajes, me genera mucha alegría, uno retrocede 50 años atrás y los recuerdos son imborrables”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS