domingo 05 de julio de 2020 - Edición Nº578

Entrevistas | 2 jun 2020

" EN LA B NOS SENTÍAMOS DELINCUENTES"

Martín Zapata dialogó con colegas del Crack Deportivo sobre su paso por Independiente, el Nacional B y lo difícil que fue vivir esa etapa en el club.


Por:
Candela García Fontán @candegfontan

En el comienzo de la entrevista, el ex volante del Rojo dio detalles de su estadia en la segunda categoría: "A Independiente ese año le pasó de todo, no es que solamente era una cosa. Desde todo punto de vista fue malo, desde lo dirigencial, de la barra y los jugadores. Sinceramente fue un milagro que hayamos ascendido".

En la misma línea comentó: "Estar en la B fue algo gravísimo por lo que representa el club para el mundo. Nosotros estábamos representando al club en una etapa durísima y teníamos que lograr que vuelva todo a la normalidad e Independiente vuelva a ser el de toda la historia".

Con respecto al sentimiento que experimentó en dicha categoría contó el mal clima que había entre los hinchas y los jugadores: "A veces nos sentíamos unos delincuentes por lo que pasábamos en ese momento. Siempre me acuerdo que después de un partido que perdíamos era tener que esconderte de todos, volver en avión a algún lugar, parar en la pista, subirnos a un colectivo todo el plantel y sacarnos por otro lado porque corríamos peligro".

De acuerdo al tiempo que le tocó vestir la camiseta expresó: "Me tocó ir al banco los últimos partidos, y fue un dolor muy grande para mi porque yo quería estar en el equipo que ascendía. En los últimos tres días el técnico se decidió a ponerme y terminé haciendo un gol decisivo. Me hubiese gustado estar en otro Independiente, en otra etapa, no solamente en el Nacional B. Pero bueno, me tocó esto y estoy agradecido de haber podido vestir la camiseta".

Para finalizar, dio detalles de lo que vivían los jugadores en relación a la presidencia de Javier Cantero: "Todo el mundo me decía "cómo vas a ir? estás loco" pero la decisión la tomé convencido. Me llamó Cantero un día después de la Asamblea donde tiraron sillas, imaginate, en pleno quilombo. Hoy pongo todo en la balanza y no me arrepiento de nada. Si no ascendíamos iba a ser una frustración muy grande pero por suerte se dio".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS