domingo 05 de julio de 2020 - Edición Nº578

Futbol profesional | 24 jun 2020

ARMA LAS VALIJAS

Si bien no fue oficializado por el club, es un hecho que Martín Campaña dejará Independiente. ¿Su destino? Pumas de México.


Por:
Ramiro Supph

Tras algunas semanas de negociación, dura por cierto, es correcto afirmar que el charrúa dejará Independiente. Será cedido a préstamo durante 12 meses en el Pumas Mexicano con un cargo de 300 mil dólares y una opción de compra de 2 millones de dólares.

Arribó al rey de copas a principios de 2016 en silencio desde Defensor Sporting y a pesar de llegar como suplente, terminó adueñándose de forma indiscutida el arco más pesado de América al poco tiempo.

Tocó su techo deportivo en 2017, con actuaciones memorables como el partido ante Atlético Tucumán y el penal contenido ante Luis Rodriguez hasta la personalidad de realizar un amague con lujo incluido en el Maracaná.

Desde 2018, con la salida del club de Nicolás Tagliafico, se convirtió en el capitán del equipo. Su nível siguió siendo excelente, demostrando toda su capacidad para salvar los tres palos del rojo en reiteradas oportunidades y llegando a ser considerado como uno de los mejores goleros del continente.

Los resultados de Independiente a nivel general comenzaron a mermar, y es bastante probable que su rol como capitán en momentos difíciles a partir de la segunda mitad de año en 2018 lo llevaron a sentir cierta incomodidad en el club.

A comienzos de 2019, con una evidente diferenciación de posturas con Ariel Holan, estuvo cerca de irse al Santos de Sampaoli, pero al no haber acuerdo entre instituciones terminó quedándose en Avellaneda.

A comienzos del 2020, tras uno de sus peores semestres en el club bajo la conducción técnica de Sebastián Beccacece y el posterior interinato Fernando Berón, volvía a aparecer la posibilidad de abandonar Independiente. Cruz Azul intentó llevárselo, pero las diferencias económicas llevaron a truncar la negociación, otra vez. 

Con Pusineri como DT, Martín Campaña alternó buenas y malas. No fue aquel del Maracaná, pero seguía teniendo todos los pergaminos para ser indiscutido. Su salida no se debe a un nivel deportivo, si no a un desgaste general que ya no tiene punto de retorno.

Desde hace tiempo no tenía una buena relación con los dirigentes, que se había detonado tras la traspapelación de la cifra que reclamaba como adeudada. 

Ya sin más, ambas partes consideraron que tras más de 4 años en el club, lo mejor era buscarle otro horizonte. Desde un lado por la posibilidad de crecer económicamente, y desde el club, para achicar el presupuesto y desprenderse de un contrato sumamente elevado.Fin de ciclo para uno de los mejores arqueros que tuvo Independiente en mucho tiempo.

4 años y medio en el club, 184 partidos, 138 goles recibidos, y dos títulos internacionales. 

 

¡GRACIAS URUGUAYO!

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS