domingo 05 de julio de 2020 - Edición Nº578

Entrevistas | 26 jun 2020

"INTENTAMOS TENER A TODOS MOTIVADOS"

El Maestro Nestor Alfonsín, entrenador de Taekwondo de Independiente, habló con Candela Fontán en un nuevo IG live de La Visera para conversar sobre la actualidad de la actividad en el club.


Por:
Ramiro Supph

En función de la pandemia y su situación particular expresó: "Acá ando, luchando con mis dos hijas, pero a pesar de todo bien. Ahora estoy mucho acá con ellas y me resulta especial.  En mi vida normal además de entrenador soy bancario, así que casi no pasaba tiempo con ellas".

 

Al consultarlo sobre su labor en la institución manifestó: "Estoy hace casi 30 años en el club. Actualmente tengo treinta y pico de adultos y bastantes chicos. Desde hace dos años le había dejado a los jóvenes a un compañero, pero justo antes de la pandemia iba a retomar ahí por que él estaba complicado con los estudio. Pudimos empezar pero a la distancia, quedamos medio en stand by. Me conocían de los exámenes, pero no llegamos a tener tanto contacto en persona. De todas formas puedo decir que se está formando un vínculo muy lindo y afectivo", aunque entre risas agregó: "Lo mejor es que vienen y te abrazan demostrando mucho cariño, el tema es que ahora van a tener que hacerlo con el codo, je".

 

Aún a la distancia continúa en contacto con sus alumnos y para ello utiliza herramientas sumamente innovadoras: "No hacemos zooms. Les busco y les mando que vean notas y archivos sobre competencias y diferentes técnicas de los profesionales para que puedan mejorar y seguir progresando desde sus casas. Trato de tenerlos concentrados y entretenidos".

 

En función de los entrenamientos en el club y la importancia de tener un grupo colectivamente motivado reflexionó: "En Independiente hay todo tipo de niveles, y para poder mantener a todos motivados y contentos intentamos respetar una línea de conducta y tener convicciones serias de apoyar y buscar hacer mejorar. Todos intentamos amoldarnos y bancarnos. En horarios normales hacíamos dos horas, pero nuestro objetivo era que se puedan acercar a quedarse más tiempo. Buscamos aprovechar cada aspecto según la particularidad de cada alumno para guiarlo y llevarlo de a poco".

 

Respecto a su iniciación en el Teakwondo recordó: "Empecé en la década del 70. Estaba en la colimba, en Los Polvorines. Dos se pelearon y uno mató a otro. Le pregunté como había hecho ese movimiento y me comentó que hacía "karate coreano" como le decían en ese momento. Me interesé y cuando en el 79 terminé la colimba arranqué. Yo soy de Quilmes, y casi no había lugares en ese momento, aunque pude encontrar un gimnasio que enseñaba y empecé."

 

En continuación nos comentó como eso lo derivó en la enseñanza del arte marcial en Independiente: "Llegue a ser cinturón negro en el 83, y como casi no había en esa época me llamó un profesor de Judo de Avellaneda, fui a enseñar allá y años después me conectaron con Independiente".

 

 

Por otro lado, nos contó un poco acerca de la historia del taekwondo y sus características distintivas como arte marcial: "Tiene una herencia milenaria, pero comienza a trabajar y organizarse entre 1945 y 1955 de forma sistemática gracias al maestro Choi Hong Chi. Fue planeada a treinta años, ya que ese tiempo lleva el proceso esencial del taekwondo. Después de eso vienen los honoríficos de la federación que son el octavo y noveno dan, que son un reconocimiento adicional. El Taewkondo refiere al arte del pie y la mano, existe un equilibrio entre el artista marcial y el guerrero. Cada color distintivo representa un aspecto importante de la vida que representan diferentes valores. De alguna manera te van formando, paso a paso, vas evolucionando".

 

Para cerrar nos acercó sus intenciones y sueños como entrenador de Taekwondo de cara al futuro: "Hoy formo parte de los líderes del octavo dan del país. Se esta formando algo lindo, tengo la expectativa de entrenar para siempre en este club. Soy super agradecido. En estos años es posible que me den el noveno dan, que tarda, pero sería muy lindo, que sería llegar a estar a nivel mundial. Dios dirá, ojalá. Sería un sueño y un orgullo".

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS