lunes 10 de agosto de 2020 - Edición Nº614

Futbol profesional | 4 jul 2020

SE LLEVARÁ LOS BAILES A OTRO LUGAR

La salida de Leandro Fernández en Independiente es casi un hecho. En La Visera te contamos todos los detalles de su situación y hacemos un repaso de su paso por el club.


Por:
Ramiro Supph

Llegó a principios de 2016 tras consagrarse como goleador de la temporada con Godoy Cruz bajo una gran expectativa. Le hizo un golazo a Racing  y luego otros dos lindos tantos a Arsenal y Gimnasia en el cierre del ciclo Pellegrino.

Con la llegada de Gabriel Milito a la dirección técnica su nivel continuaba en ascenso. Estaba siendo titular jugando de extremo, hasta  la rotura de sus ligamentos en el encuentro ante Belgrano de Córdoba. 

Tras casi un año parado, regresó en aquel inolvidable equipo de 2017 en el encuentro ante Deportes Iquique, donde logró convertir un gol. Con vaivenes en su rendimiento, alternando buenas y malas, logró destacarse en partidos fundamentales, como Atlético Tucumán en la Sudamericana realizando un enorme derechazo y el más recordado, aquel puntazo  que silenció el cilindro de Avellaneda.

Tras la consagración en el Maracaná, y con la salida de Ezequiel Barco, tenía todos los pergaminos para consolidarse en el once titular del rey de copas. Comenzó muy bien, con aquellos dos goles en el clásico en Mar del Plata, pero poco a poco su nivel comenzó a tornarse irregular, hasta volver a sentirse los ligamentos poco antes de que concluya el semestre.

Desde allí, su relación con Ariel Holan decayó hasta volverse insostenible y a comienzos de 2019 se fue en calidad de cedido, aunque contra su voluntad y la negación de la mayoría de los hinchas, a Vélez Sarsfield, en busca de mayor continuidad y una revalidación futbolistica.

Volvió en el Verano de 2020 tras jugar una temporada en el fortín, donde tuvo una destacada labor. Inició como titular con Lucas Pusineri, pero poco a poco, debido a las constantes mermas en su nivel, terminó saliendo del equipo titular. 

Inexplicablemente, al salir del club, no se le renovó el contrato y al retornar al orgullo nacional, le quedaban solamente seis meses de vinculación, puesto al vencimiento establecido el 30 Junio de 2020.

Pese a las intenciones de la directiva y de Jorge Burruchaga de persuadirlo de continuar, desde un principio,  aunque siempre manifestaron la postura de estar abiertos a negociar y darle la prioridad a Independiente, las pretensiones del jugador y su entorno resultaron ser sumamente elevadas. 

Tras semanas interminables de tira y afloje, el 30 de Junio llegó. Leandro Fernández quedó libre y en principio, a menos que las partes lleguen a un utópico acuerdo, llevará sus bailes a otro lugar.

Finaliza un importante ciclo en el rojo. Tras cuatro años, 61 partidos, 18 goles y dos títulos internacionales, Leandro Fernández, salvó que ocurra un giro de 360 grados, dejará de ser futbolista de Independiente.

 

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS