viernes 17 de septiembre de 2021 - Edición Nº1017

Entrevistas | 12 sep 2021

SERGIO BARRETO, A TODO CORAZON

El defensor del Rey de Copas hablo de su vida personal y analizo sobre el difícil camino que tuvo que recorrer para llegar a Primera División ¡Mira lo que dijo!


Por:
Florencia Filannino @_Floor27

Las cosas no fueron fáciles para el “Checho” y no tuvo el camino allanado para poder llegar a su gran meta: Vestir la camiseta de algún equipo grande y jugar en Primera. Pero si hablamos de ejemplos a seguir, Sergio Barreto, defensor del dueño de Avellaneda, y con un presente futbolístico inmejorable, charlo con el diario Ole y conto sobre dura vida personal.

 

Las primeras palabras del defensor fueron respecto a sus comienzos con la pelota y detallo: «Yo vivía en Hudson, partido de Berazategui. Tenía varios vecinos que jugaban en Juventud Unida, club de barrio. Le pregunté a mi abuela María para ver si me dejaba ir y me dijo que sí. Por suerte me fue bien y jugué en varias categorías. Ahí arranqué y a la semana me vinieron a fichar»

 

Continuando con línea de su vida privada, Sergio agrego: «Nací en Formosa y a los siete años me vine a Buenos Aires. Viví siete años en Hudson, en una casa prefabricada que me prestaba un vecino amigo de mi mamá. Pero después el señor quiso edificar su casa y tuvimos que salir a buscar algo. Mi abuela compró un terreno en Retiro, en la villa 31»

 

En cuanto al gran momento que pasa el futbolista, sus palabras fueron: «Gracias a Dios, ahora que me está yendo bien, cumplí mi sueño de darles una casa a mi mamá y mi abuela. Cuando entras a la cancha queres jugar y que le salgan las cosas bien al equipo. Pero esto es un trabajo, y yo quiero seguir mejorando para estar bien, para colaborar con mi familia. De a poco se va a ir dando todo».

 

El Formoseño y delantero de una camiseta que no todos pueden llevar puesta, comento: «En el club de barrio yo jugaba arriba, siempre de mitad de cancha hacia adelante. Cuando me fui a probar a Independiente también arranqué en el medio, de 8. Un día un técnico me preguntó si me animaba a defender y le dije que sí. Ahí empecé a bajar: primero de lateral y después terminé de central. Fue Hipólito Ayala, un entrenador de Infantiles, el que me puso de zaguero»

 

Y para finalizar,a la hora de hablar de su debut, el pibe narro una pequeña anécdota: «La final de la Sudamericana 2017 la vi en el barrio, en la villa en Retiro, con mi familia. A mí me había tocado debutar pocos días antes, contra Arsenal. El 2017 fue un año increíble: arranqué en Quinta, jugué cinco partidos en Reserva y, por la expulsión de Chiqui Moreira, Holan me puso de titular en ese partido en Sarandí»

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS