sábado 25 de junio de 2022 - Edición Nº1298

Futbol profesional | 26 may 2022

PRESENTE INSOSTENIBLE

¿Se puede describir la derrota de esta noche como cualquier otra? No, porque es una más. La caía 0-2 ante el Ceará fue la gota que rebalsó un vaso que ya no daba para más.


Por:
Patricio Barone @patricio_barone

Es difícil desarrollar este presente futbolístico, ya que además de todo lo dirigencial que tanto dañó al club, se le suman los malos momentos que pasan los hinchas en las tribunas, y ahora se le suma un entrenador que en un partido clave paró un equipo totalmente inesperado.

El encuentro de esta noche en el Ricardo Bochini, comenzó con un Ceará presionando arriba en la salida de Independiente, pero cuando tenía que contraatacar, se encontraba con una línea de 4 defensores que tuvieron quizá su peor partido en el año.

Con un reloj que corría y la pelota que no entraba, los nervios en un plantel sin jerarquía se notaron. El equipo visitante, como muchos brasileros, aprovechó el clima caliente y puso el 1-0 parcial en la última de la primera mitad,  dejando más dudas que certezas para Eduardo Domínguez en el entretiempo.

Allí, en el descanso, el DT decidió  arreglar lo que hizo desde el comienzo, sacar a Batallini y Roa para poner a la cancha a Pozzo y Leandro Fernández. La mayor sorpresa es la de Batallini, quien en el anterior partido, cuando necesitabas convertir, lo dejaste en el banco y esta noche lo pones desde el arranque.

En los primeros minutos de la segunda parte, los dos ingresados hicieron lo esperado, generaron peligro. Pero ninguna llegada provocó lo suficiente para hacer los 3 goles que necesitaba el equipo. Cambios y más cambios pero nada sirvió. 

El segundo tiempo se puede resumir en contraataques del Ceará que en algún momento los iba a terminar bien y lo hizo en el minuto 90 de la mano del colombino John Mendoza, que definió al primer palo de Sosa y selló el 2-0 final.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:
MÁS NOTICIAS